Masculinidades

Participación en la presentación de la novela de Maria José Romero “Prisioneros del Aire”, Almería 18.04.2011

Posted in Uncategorized by Community Manager on 22 abril 2011

Imagino que Maria Jose me ha elegido, casi como si fuera uno de sus personajes, que viven en el encierro en la cima de la montaña, atrapados y rodeados únicamente de cielo y de aire.

Me siento honrado por esta invitación. El valor de mi presentación de “Prisioneros del Aire” se limita a ser un hombre profeminista, un hombre por la iguladad, activista y estudioso del feminismo, amante de la literatura también… pero reconozco que esta es la primera novela que leo desde hace 15 años.

Por razones de trabajo o de activismo, todo lo que puedo leer es literatura científica. Solo he dejado algún tiempo para algo de poesía, mucha música, y eso sí… todos los libros de mi admirado Cesar Millán “el encantador de perros”, y que me ha ayudado enormemente a conocerme y a construir una convivencia plena y feliz, con mi pareja Elena, y con mis cuatro perros: Carlota, Kike, Chambao y Noelia.

Para mi, ya solo coger el libro es una sorpresa. Es pequeño, manejable, lo puedes llevar a cualquier sitio, se hace fácil y ameno, agradable tan solo al echarle una ojeada. Más que una novela Galdosiana, se asemeja a un cuento de Paulo Coelho.

Una prosa fresca, directa y verosimil, me hizo pensar rápidamente en tonos autobiográficos, “Prisioneros del aire” es una fantasía pero dice algo de la sabiduría de la experiencia vivida, de las encrucijadas, de los dilemas morales, no solo de esas mujeres que sufren y que luchan contracorriente ante una sociedad que las quiere condenar a un destino único como sirvientas y amas de casa, también habla de lo poco que los hombres de verdad saben sobre si mismos. Es curioso como se nos ha educado y exigido que llevemos los pantalones, que seamos fuertes y resolutivos, y sin embargo apenas sepamos nada de lo que nos ocurre y ocurre a las personas de nuestro entorno. Asi como Betty Friedan  (entre otras) ayudo tanto a las mujeres desvelando la “mística de la feminidad”, muchos hombres necesitan voces de hombres que cuestionen un orden de las cosas que nos deja terriblemente desarmados ante la vida, ante los cambios, ante las relaciones. Ocupados en demostrar lo importante que somos, el dinero que amasamos, el poder que ostentamos, lo  “hombre” que somos, perdemos lo más valioso de la vida, que nos pasa desapercibido… las relaciones que construimos.

No puedo desvelaos la trama de esta novel, pero si decir que es un caleidoscopio de experiencia. Recuerdo que Fernando García Selgas, a quien tuve el privilegio de tener como profesor de epistemología en la Universidad Complutense, nos contaba al iniciar curso su planteamiento docente, que no era otro que no repetir la misma monserga que le habían hecho estudiar. Él quiso facilitarnos lo que había aprendido. No es lo mismo estudiar que aprender.

“Prisioneros del aire” son personas, son experiencias de las que aprender. Las historias de Rosa, Tomás, Laly, Julio, Luisa y Abel. Mujeres y hombres marcados por nacer con unos genitales u otros. Mujeres y hombres marcados por su origen humilde o por nacer en la ciudad o en el campo, mujeres marcados por lo que esperaron de ellos en sus casas y sus familias.

Estas historias resuenan sobre mis vivencias. En mi propia historia queda una familia con un padre déspota, amargado y autoritario, que abusaba del alcohol y que ha maltratado durante décadas a mi madre, hasta que afortunadamente mi madre se dió cuenta que podría salir bien parada del divorcio. La pena es que se decidiera hasta que nos vió crecidos, y por aquello de que “no quería dejarnos sin un padre”. Afortunadamente tuve una madre con el coraje suficiente para romper con todo aquello en lo que le habían educado. Todavía hoy, que disfruta de la vida como nunca soñó, se siente en ocasiones fuera de lugar cuando acude a las actividades municipales, porque todas son mujeres divorciadas, y entonces le tengo que recordar que ella es una mujer divorciada.

Una mujer divorciada que puede sentirse orgullosa de todos sus hijos, pero tambien del hijo que fue la oveja negra, que se enfrentó a lo que esperaban de él como hombre, que decidió dejar la carrera de ciencias económicas para estudiar trabajo social, que dedicó sus mejores energías a transformar a los hombres, empezando por él mismo… quizá con el anhelo de que algún día, no haya ninguna mujer más que sufra lo que mi madre sufrió.

“Prisioneros del aire” es una fábula de crecimiento, de libertad, de amor, que merece ser leído por mujeres y por hombres.

Enhorabuena Maria José y gracias

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: